El Ayuntamiento de Vila-real diseñará un plan de acción local de la Agenda Urbana Española gracias a la obtención de una subvención de 200.000 euros del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Este plan de acción permitirá integrar todos los planes, programas y acciones impulsados en la última década para un desarrollo urbano sostenible, cohesionado socialmente y económicamente competitivo, y para su elaboración se llevará a cabo un trabajo de reflexión, planificación estratégica y diálogo con la sociedad a través de un proceso de participación.

El alcalde de Vila-real, José Benlloch, ha mostrado su satisfacción por la obtención de esta ayuda, cuya principal finalidad es «alinear los planes sectoriales diseñados desde 2011 con los ejes de la Agenda Urbana, a través de un documento de objetivos específicos y sus posibles líneas de actuación, en términos de mejora de la calidad de vida y de la sostenibilidad urbana, y de la preparación de Vila-real para afrontar los retos futuros». «Después de una década de trabajo para encaminarnos hacia un modelo de ciudad moderna, viva, sostenible, integradora, innovadora, etc. es momento de realizar una reflexión sobre los trabajos ya iniciados en el municipio para un proyecto de ciudad compartido y participado, evaluando los aciertos y errores y dando un paso decisivo para la nueva Vila-real del siglo XXI», ha subrayado el alcalde. Benlloch incide en que la participación será un eje central en la estrategia de elaboración del plan de la Agenda Urbana «porque creemos en el trabajo conjunto con la sociedad civil y de ahí la alianza que hemos tejido en una década para llevar a cabo proyectos y acciones de carácter integrador y transversal».

El Ayuntamiento ha activado en los últimos diez años planes y programas en diferentes áreas con la finalidad de: ordenar el territorio y hacer un uso racional del suelo, conservarlo y protegerlo; evitar la dispersión urbana y revitalizar la ciudad existente; prevenir y reducir los efectos del cambio climático y mejorar la resiliencia; llevar a cabo una gestión sostenible de los recursos y favorecer la economía circular; favorecer la proximidad y la movilidad sostenible; impulsar y fomentar la cohesión social y buscar la equidad; impulsar y fomentar la economía urbana; garantizar el acceso a la vivienda; liderar y fomentar la innovación digital; y mejorar los instrumentos de intervención y la gobernanza.

Entre las acciones que se llevarán a cabo para elaborar el plan de acción de la Agenda Urbana destaca la definición de un marco estratégico estructurado en un Decálogo de objetivos con 30 objetivos específicos y sus posibles líneas de actuación. También se contempla la creación de un observatorio con el fin de recopilar, analizar, resumir y comunicar información clave sobre el alcance, la magnitud y las principales tendencias que puedan afectar al plan de acción de la Agenda Urbana Española. Este observatorio además impulsará la innovación y la creatividad en el proceso de puesta en marcha del plan de acción.

La participación será la columna vertebral de la estrategia, ya que durante todo el proceso se articularán las diferentes voces que interactúan en este escenario, a través de mesas de trabajo: la voz de los representantes políticos/as, la voz de los técnicos municipales, la voz de la ciudadanía asociada y la voz de la ciudadanía no asociada. Esta articulación de voces tendrá como resultado un plan de acción de la Agenda Urbana Española definido, participado, consensuado y compartido.